Terror entre los dedos: Evil Dead (2013)

Reseñas

José "Pepe" Pesante reseña la nueva versión del clásico de horror del 1981, Evil Dead.

Jueves, 11 de Abril de 2013
Un comentario

Auspiciado por:

evil-dead-2013-black-logo-header

Logo de la nueva Evil Dead

 

Aceptémoslo: por más que nos quejemos, los “remakes” cinematográficos continuarán existiendo. Atraer a una cantidad significativa de público movidos por la nostalgia y el amor al material original es conveniente, y puede ser acertado económicamente para los estudios que producen éstas nuevas versiones, además de dar una buena excusa para relanzar los filmes originales en una nueva configuración, asegurando que continuemos contribuyendo a las arcas de los estudios. El cine de horror, específicamente, ha visto prácticamente todos sus filmes importantes rehechos para nuevas audiencias, actualizados con mayor presupuesto y con contenido mucho más explícito en sexo y violencia, para aparentemente llenar las expectativas del fanático moderno del género que asiste cada fin de semana a ver nuevos estrenos a las salas de cine, sin importar cuán fieles sean estos “remakes” a la fuente original. Los fans más acérrimos de los originales ven ese desvío como una desconexión, como si los nuevos creadores no entienden las cualidades que hicieran a la original especial. El problema primordial en identificar qué hace ‘especial’ un filme yace en nuestras apreciaciones, tan subjetivas como lo son todos los gustos y preferencias que tenemos.

 

El caso de la nueva versión de Evil Dead, remake más reciente en llegar a nuestras salas de cine, es uno singular. La ira de los más fanáticos de la ópera prima de Sam Raimi, ante la noticia del lanzamiento de este remake, se hizo conocer inmediatamente. Desde comentarios cuestionando las destrezas del director, el uruguayo Fede Alvarez, hasta la decisión de tener una protagonista femenina, no hubo queja mayor que el hecho de que Bruce Campbell no estaría volviendo a encarnar al protagonista de la original y sus dos secuelas, Ash Williams. Pero esa petición es un tanto ilógica, ya que un filme con Campbell como Ash descartaría las previas versiones de la historia, y esto, como conocimos en la rueda de prensa que acompañó el estreno del filme en el festival South By Southwest, y luego en el panel de la convención WonderCon en San Francisco, no es la intención de los creadores. La intención es crear una secuela del remake, y una nueva secuela de la saga original, para luego unir ambas sagas.

 

Necronomicon, o el Libro de los Muertos

Necronomicon, o el Libro de los Muertos

 

Es entendible el furor de muchos fans: Ash ha sido elevado al “salón de la fama” del horror, junto a personajes como Freddy Krueger, Jason Vorhees y Leatherface, y su figura – un hombre con una sierra eléctrica como mano – es instantáneamente reconocible para miles de seguidores. La actuación de Campbell en el personaje, con sus interminables “one-liners” y su humor negro, se han hecho sinónimo de la franquicia de Evil Dead. Pero es importante recordar que ésta nueva versión sólo mira a la original del 1981, la única que puede ser considerada puro horror. Si partimos desde el punto de vista de que lo importante del filme no es Ash, sino la maldad creada por los demonios desatados por el infame Libro de Los Muertos o Necronomicon, podemos decir que esta nueva Evil Dead es fiel a su material original. Con la bendición (y financiamiento) de Raimi y Campbell, tenemos entonces una nueva Evil Dead en el cine.

 

En la nueva versión, un grupo de cinco amigos se reúnen en una cabaña en el bosque para servir de apoyo a Mia (Jane Levy), una de las chicas del grupo, que tratará de “romper en frío” con su vicio de drogas. Explorando el sótano de la cabaña, encuentran el Necronomicon, envuelto en alambre de púa. Eric (Lou Taylor Pucci) decide abrir el libro y leer de el, mientras extraños sucesos comienzan a ocurrirle a Mia, sucesos que son descartados como parte de sus alucinaciones por su abstinencia repentina. Poco a poco, los demonios desatados por el libro poseerán uno a uno a el resto de los jóvenes, y la sangre correrá por galones.

 

Mia (Jane Levy) poseída

Mia (Jane Levy) poseída

 

Son muchos los aciertos que logra Alvarez en su versión, desde decidir por efectos especiales prácticos en vez de digitales, hasta los múltiples guiños a la original, muchos que no son evidentes a primera vista. Las actuaciones son mejores de lo que nos tienen acostumbrados los remakes modernos, aún cuando no todas logren ser completamente efectivas. Éstas, de la mano de algunos sustos o “jump scares” predecibles, le restan lustre a la cinta, pero no quitan de lo cruda y mórbida que es. Y es en ese morbo que yace el sentido del humor, cosa que muchos fanáticos de la original han hecho saber a todo el que les de un espacio para hacerlo. El exceso absurdo de alguna de las escenas es francamente jocoso, y dudo que los creadores estuvieran ajenos a ese hecho.

 

Hay filmes sagrados para cada género del cine. Raimi con Evil Dead en el 1981 marcó un momento importante en el desarrollo del cine de horror norteamericano, empujando los límites e impulsando la creatividad de toda una nueva cepa de creadores. Es imposible decir que la versión de Alvarez es tan buena como la original, pero sí es uno de los mejores remakes que hemos visto, y eso es importante también.

 

 

 

 

  • La pude ver anoche y me gustó. Hay muchas tomas bellísimas y los efectos prácticos y el maquillaje son los mejores que he visto en buen tiempo. Jane Levy dió el 110% durante toda la película y pienso que ella es la razón principal por la cual nuestros lectores deberían ir a ver esta película.

    No me gustó la pobre iluminación en algunas escenas y que el build up se sintiera más lento que en la original. Quizás el elenco (salvo Levy) no tenía mucho carisma, pero tampoco el elenco de la original eran tan encantadores como los “Goonies”, así que eso es una queja menor.

    Lo único que importa es que esta versión de Evil Dead quizás no es el “remake to end all remakes”, pero si es una versión muy interesante y divertida.