Memorias Rebobinadas: Lamour Video y Perfect Blue

Ensayo

Héctor Bauzó nos lleva a conocer a Lamour Video y nos reseña un filme animado japonés que descubrió allí, Perfect Blue.

Lunes, 28 de Octubre de 2013
Cero comentarios

Auspiciado por:

IMG_5307

 

Para mediados de la década del ochenta y principio del noventa, en Guaynabo había una cantidad ridícula de video clubs. En un perímetro de aproximadamente tres millas existían alrededor de cuatro establecimientos dedicados a la renta de películas en VHS y juegos de video. De estos, sólo queda el último que fue establecido en esa zona: el Lamour Video de la avenida Esmeralda en Guaynabo.

 

IMG_5292

 

Desde 1994, Lamour ha sido el hogar del cine internacional y los “arthouse films” del área. Era el lugar donde los maestros del pueblo enviaban a sus estudiantes a buscar “la película de Doña Bárbara y donde la mayoría de los adictos al cine iban a buscar aquellos films que no se conseguían en otros “videos” del municipio. Quizás suene como que la selección de Lamour es solo para “snobs”, pero en realidad es tan variada como su clientela, porque hay desde documentales “mondo” hasta las películas triple-equis más picosas que te puedas imaginar. Según me informa la muy amable Tania, (quien lleva trabajando en este video, desde antes de que me yo convirtiera en un viejo cascarrabias), el Lamour Video de Viejo San Juan – que aparece en el clásico de culto boricua Celestino y El Vampiro y que lleva operando ininterrumpidamente desde 1984 – trabaja más con el cine internacional, mientras que mi querido Lamour de Guaynabo tiene de todo un poco.

IMG_5301

Cuando me dio la fiebre de ver “shockumentaries” (colecciones de pietaje de noticiarios con imágenes y escenas ultra-gráficas de accidentes, asesinatos y ejecuciones) para ver cuánto podía aguantar, Lamour Video era mi “go-to” place para conseguir este tipo de material. Me atrevo a decir que era el único video en Guaynabo que tenía una copia de El Día de la Bestia, cosa que me parecía curiosa ya que el video queda localizado frente a una parroquia y colegio cristiano. Gracias a ellos descubrí una película que no se discute mucho (a pesar de que quizás pueda considerar como inspiración de un “Oscar-bait” reciente), pero para mi es una obra maestra del gran Satoshi Kon: la inigualable Perfect Blue.

Perfect Blue es un film de suspenso psicológico, basado en una novela de Yoshikazu Takeuchi, que es tan violento como surreal. La película trata sobre esta cantante pop no muy exitosa que decide perseguir una carrera como actriz, lo cual no le agrada a algunos de sus fanáticos. Esto desata una cadena de eventos que prácticamente destruyen su vida y la llevan a la locura. Una figura misteriosa la tilda de traidora mientras que expone detalles de su vida íntima en la Internet. Sin entrar en spoilers, vemos como Mima (nada de relación con la favorita de la escena indie boricua) cae en un espiral de alucinaciones, donde la muerte, el sexo forzado simulado, y la sicosis apoderan de la mente de ésta joven que solo quiere ser una estrella.

 

perfectblueposter

 

Esta pieza de horror sicológico es tan bella como es espeluznante. La animación – cortesía de Madhouse Studios – es de las más fluidas dentro de los anime de larga duración y la trama ha sido comparada con los trabajos de Alfred Hitchcock y David Lynch. La película tiende a no dejar muy claro los límites de lo que es la realidad con lo que pasa por la mente de la protagonista, lo cual ayuda a que la película sea mucho más tensa. La transformación de Mima de ser una joven inocente que todos manipulan a una víctima de la locura y el miedo es lo más cerca que cualquier persona puede estar de experimentar una caída libre al infierno. Las escenas violentas y momentos tensos están muy bien trabajados, al igual que el desenlace de la historia. Aunque Satoshi Kon trabajó el concepto de borrar las líneas entre la realidad y la fantasía en Millennium Actress (y hasta cierto punto en Paprika), es en Perfect Blue donde la experiencia es una mucho más cruda y chocante. Menos mal que el anime es solo para enfermitos que quieren ver muñequitos haciendo fresquerías.

 

perfect-blue

 

Lo bueno que tiene Perfect Blue sobre otras películas de anime es que el tono de esta es uno mucho más oscuro y cerebral que lo que uno encontraría en una oferta de Bandai Visual o Viz Communications. No que las ofertas de estas casas sean malas, pero creo que esta película puede apelar a aquellos que le huyen a este tipo de animación pensando que todo lo que es anime es Black Butler y Naruto. El impacto de esta película es tan grande que algunos críticos de cine piensan que Black Swan es inspirada en Perfect Blue, lo cual aún se debate a pesar de que Darren Aronofsky niega que su film tenga influencias de este anime.

Al igual que Cisne Prieto, hay decenas de películas que toman prestado de Perfect Blue, pero esto solo sirve para demostrar la calidad de su narrativa. Pero más allá de lo violento y mórbido, cosa que no debería molestarle a ninguno de nuestros lectores, la gracia y fluidez de las animaciones y el paso veloz de la trama promete agarrar a aquellos escépticos que piensan que una película animada no puede ser tan compleja como una con actores de carne y hueso.

 

 

Si estás interesado en visitar a Lamour Video, puedes pasar por el establecimiento y abrir una membresía. El video club queda en la Avenida Esmeralda, frente al colegio Sagrados Corazones. El teléfono es 787-790-0955. Si deseas ver más fotos del establecimiento, puedes entrar aquí y aquí.

Héctor Bauzó Lago (@hectorlaparka)