V/H/S/2

Reseñas

Héctor Bauzó reseña una de las más recientes antologías de horror, V/H/S/2.

Jueves, 31 de Octubre de 2013
Cero comentarios

Auspiciado por:

Afiche promocional de V/H/S/2

Afiche promocional de V/H/S/2

 

 

Quiero dejar algo bien claro antes de comenzar esta reseña. A mi no me gustó la primera antología de cortos de horror V/H/S. El primer y último cortometraje de esa colección son divertidos – y hasta juegan con tus expectativas en el caso del último video – pero esto no es suficiente para salvar a esa colección de muchos de los problemas que tiene como efectos digitales horrendos, historias aburridas o lo peor: videos de formato digital en una película llamada V/H/S. Esta antología no es un tributo a las películas que han sido rodadas en video como Redneck Zombies o la ínfame Black Devil Doll From Hell. La única relación de estas películas con el formato es que dentro de la “trama principal” hay una pila de estas cintas en una casa y que, aparentemente, estamos viendo dichas atrocidades en un VCR (a pesar de que son videos tomados con cámaras digitales). Si uno acepta que V/H/S/2 sigue el mismo camino que la primera parte, es posible que puedas disfrutar de una quinta parte de esta colección.

La película comienza con dos investigadores, Larry y Ayesha, que entran a la casa de un joven desaparecido, donde encuentran una laptop con un video que aún se estaba grabando, varios televisores y montañas de cintas de video por todos lados. Estos ven el video que está en la laptop, donde el joven desaparecido habla sobre las cintas y luego Larry se va a inspeccionar el resto de la casa y Ayesha se queda viendo las cintas. Mientras tratan de descubrir que pasó con el desaparecido, Ayesha comienza a cuestionar la legitimidad de estos videos hasta ella que comienza a verse afectada física y mentalmente por estas cintas.

Las primera cinta que Ayesha ve nos presenta a un hombre que le implantan una cámara en su ojo luego de un accidente que le cobró la vista en ese ojo. Al pasar el día, el hombre comienza a ver fantasmas en su casa. Este se topa con una mujer que tiene un implante en su oido que le permite escuchar a los fantasmas. Ambos enfrentan los fantasmas en la casa del hombre. Esta muere ahogada en una piscina. El hombre se saca la cámara del ojo. El hombre muere. Fin. Este segmento, dirigido por Adam Wingard (You’re Next), es algo flojo. La historia es bastante similar a The Eye, aunque los sustos son más efectivos en la versión original de los Pang Brothers.

El segundo cortometraje trata sobre un ciclista, quien monta una cámara en su casco y decide correr por un tramo para ciclistas en un parque. Este se tropieza con una mujer que lo muerde, convirtiéndolo en zombie. El zombie ciclista comienza a morder gente por el parque, donde ataca a una pareja de ciclistas y los convierte en zombies. El trio ataca una fiesta de cumpleaños, donde el zombie principal sale herido. Este recibe una llamada de su novia, la cual le dice que lo ama. Esto despierta la conciencia del zombie ciclista #1, este agarra una escopeta y se suicida. Este cortometraje es decente, aunque ya estoy cansado de los zombies. Lo que si me gustó mucho son los efectos prácticos que utilizaron en el corte, aunque estos fueron mezclados con algunas tomas y efectos digitales que se ven fuera de lugar.

 

Otro afiche de V/H/S/2

Otro afiche de V/H/S/2

El tercer cortometraje es el que salva a esta antología de ser una soberana mierda. Este cortometraje trata sobre un equipo de reporteros que van a investigar un culto en Indonesia donde supuestamente el líder de dicha secta se acuesta con los niños que viven en este santuario. Mientras el equipo de reporteros investiga el santuario, uno de los reporteros comienza a entrevistar al lider, quien comienza a hablar sobre una profecía del fin del mundo. Mientras esto ocurre, el reportero sale del santuario para buscar una batería para su cámara en el carro, donde escucha una conversación entre su prometida y su mejor amigo y se entera que esta está embarazada de su mejor amigo. Mientras eso pasa, comienza a sonar una alarma en el santuario mientras el lider de la secta anuncia que el tiempo ha llegado y comienza el caos. No quiero dar muchos detalles ni dañarles la experiencia de este corto porque, a mi entender, este es el mejor corto que de toda la antologia. Quizás es el cariño que le tengo a Gareth Evans (The Raid: Redemption, Merantau), pero los sustos son los más intensos que se han presentado en V/H/S/2 y en la antología previa. Hay algunos efectos digitales, pero no son tan malos como en el corto anterior, y no interfieren mucho con el disfrute de este. Si fuese a recomendar V/H/S/2, cosa que haría con mucha cautela, lo haría única y exclusivamente por Safe Haven.

El cuato y más flojo cortometraje trata sobre un grupo de niños que montan una cámara encima de su perro para grabar películas caseras y bromas. Estos niños quedan a cargo de la hermana mayor de uno de los muchachos luego de que sus padres y uno de los hermanos salieran de vacaciones. Como es costumbre, la hermana llama a su novio y amistades, lo cual hace que el hermano menor y sus amigos traten de atormentar a su hermana mientras esta está en el lago con sus amigos. Es aquí donde vemos a una criatura humanoide por primera vez, pero no se le da mucha importancia a esto. Al pasar la noche, los niños entran al cuarto de la hermana, donde esta tiene relaciones sexuales con su novio con música a todo volumen y strobe lights. Mientras esto pasa, se escucha un sonido estridente de fondo, a lo cual tampoco se le da mucha importancia. Al rato, y luego de quitarle el perro con la cámara a su hermano, la hermana y su novio descubren al hermano de la muchacha masturbándose en la sala mientras este ve una película porno. La confrontación se ve interrumpida por un bocinazo y un resplandor que ciega a todos en la casa, seguido de la aparición de “los grises”. Los extraterrestres empiezan a perseguir y acosar a los jóvenes en la casa, atrapándolos y llevándoselos en su nave. Al final, el perro cae al suelo y muere mientras lo vemos morir en pantalla. Este corto está lleno de personajes insoportables, malas tomas, y jump scares bastante predecibles. Añádele a esto que vemos a un perrito morir solo porque el director quiere hacer su historia más chocante y tienes el corto que técnicamente hunde a esta antología.

Luego de esto, la trama principal continua, pero esto ni siquiera importa a estas alturas porque ya sabemos que Ayesha – quien murió antes de ver el cuarto video (porque aparentemente esta antología es tan mala que te puede provocar la muerte)- va a revivir como zombie para atacar a Larry. Luego, el desaparecido (quien se voló la mandíbula en pedazos de un escopetazo) mata a Larry, toma la cámara que está en el cuarto y levanta su pulgar. Cue credits y el rock grado Z.

Si pongo al lado mi mayor problema con V/H/S/2, el cual viene siendo que nada fué grabado en ese formato, quizás pueda recomendar esta antología por uno de sus cortometrajes (o dos si los zombies no te cansan). Es de esperarse que un fanático del género del pietaje encontrado y de las películas grabadas en VHS termine decepcionado con en una antología tan ambiciosa. Con esto dicho, si por alguna extraña razón no puedes encontrar una copia de The Conjuring (o cualquier otra película de horror), quizás valga la pena rentar V/H/S/2 solo para ver Safe Haven. Fuera de eso, creo que se puede vivir sin tener que perder hora y media de tu vida viendo esto. Y es triste saber que, aún en el 2013, ninguna antología de horror ha podido superar lo hecho por Creepshow en la década de los 80. Claro, hay antologías como Chillerama y The ABCs of Death, que son divertidas, pero no se quedan grabadas en la memoria del espectador. Hay potencial para que la serie de V/H/S pueda convertirse en un clásico de culto, pero esto solo pasará si pueden conseguir directores y guionistas que dominen el arte del cortometraje. En lo que, no nos queda de otra que pasar esta antología y usar nuestro tiempo para ver algo mejor.

 

 

Héctor Bauzó Lago (@hectorlaparka)