Sinestesia: Humanist

Ensayo

Ampliando nuestra cobertura de música, José "Pepe" Pesante entrevista a Humanist, banda de black metal local.

Martes, 22 de abril de 2014
3 comentarios

Auspiciado por:

Imagen promocional de Humanist

Imagen promocional de Humanist

 

La historia del heavy metal en Puerto Rico está llena de bandas que han languidecido en oscuridad por años. En la última década, sin embargo, la “escena local” de música extrema atraviesa uno de sus mejores momentos, donde la cantidad de bandas activas ha crecido sustancialmente, de la mano de más y mejores conciertos de bandas internacionales.

De este renacimiento de talento sale la banda de black metal Humanist, creando rápida fama por sus presentaciones en directo, que incluyen el uso de fuego, sangre y restos de animales muertos, elementos que otras bandas del subgénero han utilizado, pero sin mayores precedentes similares en la escena de la isla. A diferencia de la mayoría de grupos de música extrema actuales, Humanist no tiene presencia en las redes sociales ni internet, salvo por algunos vídeos de presentaciones tomados por fanáticos.

Recientemente conversé con Kadriel, guitarrista de Humanist, músico al cual conozco hace años. Hablamos extensamente sobre la recepción del público local hacia el espectáculo en directo de la banda, su trasfondo musical personal y grupal, y si una banda caribeña puede hablar de los mismos temas que una banda nórdica.

Humanist

Humanist odiando a la humanidad.

 

Pepe: Comencemos hablando de la recepción y percepción del público: lo que se escucha es que son bien polarizantes, es o “¡diablos, esa gente están bien cabrón, están bien al garete! (de manera positiva) o “mano, esa gente está BIEN al garete, no quiero ni bregar con eso.” O los aman o los odian, y creo que eso es una buena señal en los artistas. Me gustaría comenzar por ahí, porque, aunque nos hemos conocido por años, conocí de Humanist y que estabas envuelto ahí por otra gente, no porque me dijeras personalmente.

 

Kadriel: Si, si. Lo que habías escuchado de mi eran otros demos…

 

Otros demos viejos, exacto.

 

Si, y era otra cosa.

 

Otra cosa por completo. Así que ¿cómo llegó a esto?

 

Pues mira, realmente yo estaba en mis proyectos, todavía sigo en mis proyectos, pero esta gente ya se había formado como lo que en aquel tiempo se llamaba Imperial Holocaust. Para entonces los planes eran abrirle a Kult Ov Azazel. Entonces eso fue como un vente-tú: “ok, tu tocas bajo, tu tocas batería, y vamos a tocar black metal.” Había un chamaco que había hecho cuatro canciones, que iba a tocar en la banda, (y) se terminó saliendo. Entonces estaba Tony, el bajista de Organic, (que) estaba como guitarrista y me invitó a tocar. El asunto fue que hicimos el show, tocamos esas cuatro canciones, que era lo que había en el momento, entonces después en el camino seguimos creando música. Se descartó ese material porque no era realmente lo que estabamos buscando, y fue evolucionando. Fue evolucionando, hasta que llegó esto de Marduk (en junio del 2012) y ahí era una banda un poco más estructurada, con un concepto un poco más definido, y ahí entonces nos dimos cuenta que quizás el nombre (de Imperial Holocaust) no identificaba lo que estábamos haciendo, lo que estaba surgiendo tanto musical como líricamente, y decididimos cambiarle el nombre a Humanist.

 

Me ha interesado un montón, además de la percepción de la gente, que ese cambio, de un nombre como Imperial Holocaust, que es uno bien tradicional de metal, mientras que Humanist es más enigmático. (El antiguo nombre) es algo que tu puedes decir es…

 

¡Algo metal!

 

¡Exacto! Algo metal. Pero Humanist te hace preguntarte qué es. Creo que ese cambio está super interesante.

 

De hecho, al principio la banda lo vio como un riesgo…

 

¿Se cagaron un poquito?

 

Si, era un paso demasiado grande (de Imperial Holocaust a Humanist).

 

¿Quién lo sugirió?

 

Yo. Lo que pasa es que, como tu dices, el nombre sonaba muy metal, además que lamentablemente la palabra holocausto se ata con ciertos sucesos político-sociales, y no es que a mi me importe que me identifiquen con ellos o no, pero es que realmente yo no me quiero identificar con nada. Realmente, si Hitler estaba bien o estaba mal, a mi no me importa, pero realmente eso no es el mensaje que queremos llevar, ni nuestras canciones hablan de eso, ni el tipo de metal que nosotros hacemos apunta hacia eso, así que decidimos enfocarlo de otra manera. Las ideologías de Humanist se basan precisamente en no ideología. Nosotros no somos satánicos, no somos cristianos, no somos nada, realmente. ¿Y que queda? el ser humano, punto. El ser humano es lo que queda. El ser humano es el principio de todo, de la religión, de los dioses, las diosas, de todo.

 

Y precisamente ahora que estábamos en Semana Santa, y saliendo de unas controversias aquí en Puerto Rico, entre actividades religiosas en el Capitolio, y los Humanistas Seculares protestando con lo de Dios le Debe a Hacienda, está surgiendo una conversación, que, para bien o para mal, analiza los roles de la iglesia…

 

Es que eso tiene que pasar, porque fijáte, fines de lucro o no, ocupan un lugar en la sociedad, se benefician de la sociedad. Y todos comen, y pagan renta, y pagan auto. O sea que viéndolo de una perspectiva que no es ni política, o religiosa, sino desde una perspectiva lógica, punto, tiene que ocurrir la conversación.

 

Yo estoy contento de que ocurra. Se que va a ser cuesta arriba, porque las masas son bien cerradas de mente, aquí en Puerto Rico es bien cerrada de mente.

 

Pienso que es cambio de hito. Si, yo también soy bien pesimista en cuanto a ver grandes cambios, pero fíjate, paulatinamente la gente sí está cambiando la manera de pensar. Están aceptando muchas cosas, o por lo menos no aceptando, pero se están considerando. Y aunque sean sectores pequeños, pero antes esos sectores no existían en lo más mínimo. So entiendo yo que en algún momento vamos a ver cambio, pero, lamentablemente quizás sea demasiado tarde para algunas cosas, pero…

 

Yo creo que deberíamos quemarlo todo y empezar de nuevo, pero…

 

¡Eso es lo que nos enseña la biblia!

 

¡Aahh! Ok, me callo la boca. Ahora: tu y yo hemos tenido un montón de conversaciones, si las fuera a contar creo que no puedo, sobre nuestros gustos de música. Sé que tenemos un montón de gustos similares. Desde tener tu número guardado en mi celular como “Neurosis”, porque eres de las primeras personas que conocí acá que le gusta Neurosis un montón, y hemos hablado de todo: de black metal, de sludge, de Steven Wilson, de veinte cosas más. ¿Humanist es donde estás canalizando todo, o sigues haciendo otras cosas?

 

Sigo haciendo mis proyectos aparte, y pues grabando, porque…(pausa). 
Lo del público me es indiferente, que haya público (o no). Lo que no hay es músicos. Aquí si no es ta-ta-ta-ta-ta (imitando un blast beat) pues no lo tocamos o qué se yo, y por ende hace el proceso un poquito más lento. Además de que la vida, tenemos que trabajar, hay que sobrevivir, y uno no puede dedicarle el tiempo que uno quisiera, pero Humanist…no te puedo decir que es mi todo musical. Pero sí, ahora mismo es lo que se está moviendo.

 

¿Y buscas como ir metiendo esas influencias poquito a poco (a Humanist), o haz decidido que los vas a mantener separado?

 

Pues mira, somos 4 mentes en la banda. Tenemos gente que son más abiertas (a influencias diferentes), tenemos personas que son bien straightforward, “no, (debe ser) black metal, como es.” Tenemos uno que es black metal, que lo que le falta es ser rubio y noruego…

 

(Risas)

 

Tenemos otro que es ponko, ponko, ponko

 

Nice.

 

Tenemos otro que le gusta más el ‘core, o sea, su pasión es el black metal pero tiene otras influencias, y estoy yo, que pues…

 

Lo que sea…

 

…lo que sea, y pues eso le da un sonido bien particular a lo que es Humanist. Hay gente que dice que si somos straightforward, que si no lo somos, que si somos o no los más black metal ahora mismo…A mi realmente me es indiferente. Cuando estamos haciendo música yo no pienso en que si “esto va a sonar trve o no va a sonar trve“. En cuanto a lo que yo estoy tratando de meter en Humanist, yo lo que me concentro es en que, lo que se haga, dentro de un marco de referencia, sea genuino. Y después que a mí me suene genuino…
O sea, si me preguntas a un nivel personal, pues obviamente tienes estas gríngolas de que te quieres mantener dentro de un género, y eso como músico puede resultar un poco limitante, porque tu en lo personal dirías “yo haría esto, le pondría esto, en esta parte haría esto..”, pero como estamos usando de marco de referencia un género, pues hay…podríamos llamarlo limitaciones, pero para ser más polite vamos a decirle guías. Unas guías que estamos siguiendo. Te diría que nosotros somos black metal no tanto por la música, es en la actitud, el mensaje, lo que estamos haciendo. “Ah no, que el black metal habla de Satanás y que se yo..” Pues, black metal satánico es una cosa, pero el black metal es una actitud, una forma de vida, una forma de ver las cosas y una forma de ejecutar las cosas. That’s it. Y en ese particular pues yo creo que si, que es lo que estamos haciendo.

 

Es la mejor descripción que tienes para lo que estás haciendo ahora mismo…

 

Si, yo creo que lo que me ata tanto a Humanist es que me identifico en lo personal, es como una extensión de mi. De reflejar como yo me siento respecto a unas cosas y como veo las cosas y esa agresividad implícita que siempre está ahí. Ese encojonamiento.

 

¿Y que está pasando con grabaciones?

 

Pues mira, estar en Humanist no es lo más facil del mundo. Son personalidades complejas, y todo tiende a ser complejo. Pero si, se está bregando, está tomando su tiempo por las situaciones personales de cada uno, y si, hay algo en curso ya. Ya tenemos el material separado, y esperamos que antes de que termine el año, tengamos un disco grabado. También estamos tomando un poquito de tiempo, porque nosotros no queremos hacer un EP, no queremos hacer demo. Yo soy old-school, yo compro CDs, a mi me gusta abrir la cajita, leer las letras, ver el arte, ver quien hizo el arte, y yo quiero que mi disco sea así también. Que tenga buen arte, vamos a usar un artista puertorriqueño, y estamos elaborando lo que es el concepto del arte dentro del disco. Estamos tomando nuestro tiempo pero va a ser algo nice, algo chévere.

 

Está interesante esa manera de verlo, porque recientemente es como si todo el mundo se siente en la urgencia de sacar algo, porque como estamos en la era digital, del rápido, del “dámelo ahora”, se siente como que ustedes están apostando a que el buzz va a estar ahí cuando ustedes por fin saquen algo, ¿o en verdad no te importa?

 

Me es indiferente lo que esté pasando, y máxime en la escena local. El medidor de lo que va a pasar con tu música no es lo que veas afuera, es cuando la gente la escucha, ¿qué siente?, cuando te ven performing, ¿qué sienten?. Si lo que estás haciendo es genuino, nunca va a ser obsoleto. Entonces, tu haces una banda, hiciste 5 canciones, “vamos a grabarlas”, entonces “mira, no quedó tan bien pero vamos a sacarlas, vamos a hacer un demo y lo vendemos en tres pesos en los shows”. Estás prostituyendo tu música. Yo creo que si tu aprecias tu música, le vas a dar el respeto que se merece y vas a asegurarte de que esté bien grabada. De no hacer una porquería de producción, de que tu puedas expresar tu idea de la manera correcta, y llevarla a la gente de la manera correcta, o sea, bien presentada. ¿Tu quieres que alguien te firme? Ok, chévere, te puede escuchar Metal Blade y escuchó esas cinco canciones, y ellos no las van a querer, por buenas que sean, ya las quemaste, ya las prostituíste, ellos te van (a decir) “sácame material nuevo.” So, que si tu tienes buenas canciones, tienes que ser celoso con tu material, cómo lo expones y dónde lo expones. Y pues nosotros estamos tomando eso en cuenta, y queremos hacerlo bien. A pesar de que somos unos locos, de que todo el mundo piensa que es un al garete, que sí, lo es, pero esa parte es bien en serio. Y yo creo que eso es lo nice de la banda, porque todos son unos locos, porque si, lo son. Pero esta cuestión de la música, nosotros podemos estar 2 horas antes del show que no nos queremos ver, que nos queremos entrar a puños, no nos hablamos. Ahora, cuando nosotros nos trepamos en stage, (chasquea los dedos) otra cosa.

 

Le añade un elemento de tensión verdadera.

 

Si. han habido shows que no vamos a tocar, porque pues (como si discutiera) “tu eres un mamabicho, y no vamos a tocar”. Pero siempre hay un compromiso, y eso nos obliga. Y pues, terminamos tocando, y quedó cabrón, y nos echamos los brazos y chévere, y ahí quedó.

 

¿Y como han encontrado la reacción de la gente? Como hablábamos, hay gente que lo encuentra cool y otros que no pueden bregar.

 

Yo estoy contento porque estamos llegando a gente, y eso está nice. Yo creo que nadie puede decir “ah, no, lo mío es tan underground…” Si es tán underground, quédate en tu casa tocando música en tu cuarto y la grabas pa’ ti. Tu grabas y tu haces performance en vivo pa’ que te escuchen, ¿no? O sea, que en ese sentido estoy contento. Lo único que quizás me enoje un poco es que cuando nosotros salimos a hacer nuestro show por primera vez, hubo mucha crítica de que si los animales, que si la sangre, que si están “muy allá”…entonces, (digamos) tu, una persona que me está diciendo que escucha música extrema, que blasfema, y se caga en dios, y todo eso, ¿ves un poquito de sangre, ves un animal muerto, y te escandalizas? Pero aquí se trata de la música. Entonces, hubo mucha polémica, hubo gente que nos amenazaba en Facebook, que si nos veían en vivo y sacábamos cierto tipo de animales, que nos iban a entrar a puños. Yo quiero verlos, quiero que llegue ese día (risas). Bueno, reacciones diversas, te podrás imaginar. Últimamente, con esto del (Heavy Metal) Expo tuvimos un poquito más de exposición, se nos dieron unas entrevistas que son en medios nacionales que no están relacionados ni al metal (ni a cosas similares). Y pues, se hicieron unas expresiones en ese programa, entonces par de gente dijo “‘pérate”, y para mi lo más importante aquí es la música, no en qué programa de radio apareciste, ni a quién mencionaste, ni quién te entrevistó, es la música. Quiero que la gente escuche la música, no el faranduleo este pendejo, ni donde saliste. Si, agradezco el apoyo, obviamente, que nos está dando la gente, porque se que hay gente que está viendo lo que nosotros hacemos, pero a veces, yo en lo personal, pues me pregunto de donde realmente viene.

 

Si, uno a veces tiene esa desconfianza saludable, como que ¿qué tu está buscando cuando vienes pa’ acá? ¿Estás buscando engancharte, estás buscando sacarme algo?

 

Exacto. Lo interesante es que si te puedo decir que, me voy a atrever a decir que un setenta porciento del fanbase de Humanist no es black metal, no es la gente que le gusta el black metal. Mucha gente se me acerca y me dice “a mi no me gusta el black metal, pero lo que ustedes hacen está cabrón”, y eso para mí está nice. Porque quiere decir que estamos haciendo algo genuino, que va más allá de los géneros, y creo que eso está cool, que toda la música debe ser así. O sea, para mi las gríngolas, cuando la música se vuelve religión, para mi, se jodió. Y en cuanto a Humanist, hay estos metaleros clásicos, que no escuchan más que Dio y Helloween y dicen “eso está bien cabrón”, como hay gente de la nueva ola que lo que escucha es metalcore que también dice lo mismo.

 

Es bueno saberlo, porque uno de los miedos más grandes que siempre tengo con la fanaticada de metal de Puerto Rico, es que a veces pueden ser un poquito close-minded con los géneros, y creen en unas reglas y etiquetas que pueden ser bien rígidas. Y por el contrario, y es una cosa bien jodida, porque, si eres thrash tienes que tener X, Y y Z elementos, y entonces si tienes esos elementos, se quejan “ah pero tu quieres ser una copia de Metallica”, “diablo, tu quieres ser una copia de Megadeth” y es como que, ¿cómo te complazco? Por eso aprecio un montón que hagan lo de ustedes sin estar tan pendiente a lo que la gente piensa, porque al momento que te pones a complacer gente, te jodes.

 

Yo los reviews trato de no leerlos. La última vez que leí uno, de hecho, fue una página de Estados Unidos, ni siquiera era de aquí. Y fue porque uno de los muchachos me dijo “mira, léete ésto”. Y me gustó porque según la definición del tipo nosotros no éramos black metal, sino black n’ rollers. Me gustó eso. Lo único que yo no estuve muy de acuerdo fue cuando el dijo que los “northern metal moments were promising but not profound”, y yo, pues, yo no soy del norte.

 

Exacto, el género se pudo haber originado allá pero…

 

Y eso es algo que está sujeto a discusión, porque, sí, una era del black metal es de allá, y una cultura, que si la quema de iglesias y qué se yo, pero yo pienso que el black metal como nosotros lo conocemos hoy, como nosotros nos gusta…Porque bien en el fondo, tu no me vas a decir que tu escuchas Venom todos los días, a mí nadie me va a decir eso, o sea, por mas black metal que tu seas, lo primero que tu haces es que te levantas y pones un disco de Venom, porque no es así. Tu escuchas lo que te transporta, lo que te mueve.

 

…digo, y hay días que es Venom, y hay días que no.

 

Exacto. Pero pienso que el black metal se nutre de demasiadas cosas. ¿Y tu sabes qué tambien? Que se le rinde culto. Y cualquier cosa que tu le rindas culto…”No, que si el black metal nació del fondillo de Odín en un peo cósmico…” no chico, no.

 

Coño, esa no la había escuchado, me gusta. Te voy a citar. (Risas) Pero entiendo. Me frustran las limitaciones que las fanaticadas ponen a las cosas. Siempre vamos a ver la música desde el filtro de lo que vivimos acá. Y el filtro, no solamente cultural, pero personal, porque tu como persona tienes un montón de ideales y creencias y de vivencias que van a afectar todo el arte que haces, o todas las cosas que haces, y con la música, sobre todo con el metal, es más difícil porque la gente va con unas expectativas. Si hay expectativas en otros géneros, en el metal son aún más. Hay expectativas de performance y de show, de que lo que vas a tocar me tiene que mantener envuelto porque si no me aburro, etc. Y está coo, pero a la vez, esas expectativas, como dice Robert Fripp, son una prisión. Mientras más cosas esperas, más encasillado estás.

 

Y eventualmente vienen convirtiéndose en trends, mano. Todo tiene un nombre, todo tiene un label y deja de ser genuino. Y yo pienso que la música, de lo que debe hablar, es de lo que tu sientes y lo que tu ves, tu interpretación de lo que tu ves. Para mí, hablar de los valles desolados y congelados donde todo es blanco…no puedo, mano.

 

Aquí tu puedes hablar del calor hijueputa que hace.

 

Si, del calor hijueputa que hace, y que cuando estás en un tapón ahí odias a la humanidad.

Humanist

Humanist, en el calor.

 

Y puedes hablar de las iglesias cuando hacen los cultos en las aceras los sábados con altoparlantes a tó lo que da.

 

Oye, pero han cambiado la dinámica. Ahora hay servi-carros de oración. Y honestamente, dependiendo de donde busques tu fé, si a ti te va a hacer bien pararte por ahí y que una doñita te ponga la mano encima y te bendiga, mira, tira pa’lante. Creo que es uno de los movimientos más cute, claro, para el que cree en eso.

 

Hoy mismo estaba hablando con gente cristiana de la costumbre que ha comenzado en Puerto Rico que cuando te piden dinero en una luz, y tu dices que no tienes, te dicen “¡ah pues que dios te bendiga! (en forma despectiva), pero de la manera que me lo están diciendo es un “cágate en tu madre”. ¿Me estás dando la bendición o te estás cagando en mi madre? La palabra no tiene el poder, es la intención. Yo puedo decir “¡pancake!” con el mismo énfasis que “¡puñeta!” y significa “puñeta” para todos los efectos.

 

Yo recuerdo una discusión que tuve con una persona de fé, y su punchline, y me calló, fue “Yo voy a orar por ti. Dios se encarga de mis enemigos.” (Risas) Tu sabes, ¡el backeo!

 

Tienes que tener cuidado, el día que menos te lo esperas va a bajar un dedo gigante y te jodiste.

 

Exacto.

 

Ahorita me hablabas de los temas que tocan como Humanist, ¿dónde está la inspiración de lo que están haciendo temáticamente?

 

Mira, sin que suene a cliché, el noventa porciento de las canciones de Humanist vienen de hangover y borrachera.

 

Esa es una buena experiencia humana. El alcohol es un igualador de la condición humana.

 

Si, hay momentos que llego a mi casa a las 2 AM encojonao, triste, lo que sea, borracho, cojo la guitarra y empiezo a grabar y ahí mismo sale la idea y al otro día escucho “¿que carajos yo hice ahí?”. Y cosas así, por lo menos musicalmente. Entiendo que estoy bien metido en esto porque aunque te digo que entiendo que hay unas limitaciones, todo es fluído. Por lo menos, cuando yo me siento a hacer una canción todo es fluído, no tengo que pensar mucho, simplemente sale. Si, es en algunos momentos en específico donde hay unos moods en específico, pero pues está fluyendo. Líricamente, no puedo decir que somos depressive, ni apuntamos al dolor, simplemente a las mierdas que enfrentamos todos y a lo cabrones que somos los seres humanos. A la porquería que somos. También se apunta a la voluntad del ser humano, lo que yo hago yo lo quiero y me llevo lo que sea. El disco que estamos grabando se llama Seek, Attack and Devour, que te deja ver la dirección. Lo curioso de todo esto es que, aunque suena bien estructurado, no lo es. Son cosas que han ido como que cayendo. Y pues nosotros descartamos una y estas se quedan pero no lo planificamos mucho, y para mi eso es tan interesante.

 

Una de las cosas que a mi más me gusta del black metal es precisamente eso. Mucha gente habla de que debe ser satánico o debe ser de alguna otra manera, pero yo digo: no mano, el black metal debe ser la expresión de la busqueda de porqué somos tan mierda como especie, y la cuestión esta del individualismo con sus cosas positivas y negativas. Un análisis de eso.

 

El black metal es bien diverso. Tienes cosas que las escuchas y te llevan a pensar, a esta introspección, y tienes otras cosas que escuchas y quieres quemar una iglesia, pero, volviendo a lo que decías, que si el black metal tiene que ser satánico, mira, esto de las quemas de iglesias, el satanismo se incorporó al black metal buscando un bold statement donde exige que lo escuches. Hay un trasfondo cultural en lo de la quemas de iglesias porque estamos hablando de una cultura, bueno, que cultura no ha sido jodida por los católicos, pero que realmente se vieron bien afectados por la conquista católica. Y es como que “cabrón, tu me jodiste, ahora yo te voy a joder pa’ trás.”

 

Siempre pienso que la gente que lo ha criticado no se ha puesto a pensar que es bien difícil tu tener una cultura milenaria, un trasfondo histórico de tus antepasados que haya sido prácticamente eliminado por una gente que vino a decir: “no, lo de nosotros es lo que es, bye, y brega con eso. A éste es el que tienes que adorar ahora.”

 

Ahí es que tu dices ¿yo tengo que hacer exactamente lo que ellos hacen? ¿Hablar de Odín, o que se yo, de Belcebú? Porque, ellos lo hicieron por una razón. Mi razón, ¿es la misma? Realmente, no. Geográficamente ya hay diferencias.

 

Geográficamente tendrías que hablar de Juracán y Yocahú.

 

Exacto. Yo creo que yo criticaría menos eso. O sea, yo no te puedo decir que yo haría un disco hablando de Juracán y Yukiyu, y que se yo, de Salcedo y cuando lo ahogaron, y no por que lo vea ridículo, es que a mi la música no me lleva allá. Es cuestión de a donde me lleva a mí. Porque, cuando tu escuchas black metal, dudo mucho que recuerdes a tus ancestros vikingos.

 

Yo trato, pero no. Me miro en el espejo y no me veo los ojos azules y el pelo rubio.

 

Yo pienso que se trata de exponer, dentro de un género, lo que sea genuino, lo que salga de tí.

 

  • RandyHelljoint

    Muy buena representación departe de Kadriel y mucho apoyo para los muchahcos.

  • puertoricoindie

    Excelente. Loco por escuchar.

    • http://www.vorticeonline.com joeprog

      Pronto los tenemos en Frecuencias Alternas :)