Monty Python Live (Mostly)

Reseñas

José "Pepe" Pesante reseña la última presentación del legendario grupo británico Monty Python, transmitido en directo a salas de cine alrededor del mundo.

Lunes, 21 de Julio de 2014
Cero comentarios

Auspiciado por:

Promoción de la transmisión del evento de Monty Python

Promoción de la transmisión del evento de Monty Python

 

Tener la oportunidad de presenciar una reunión de Monty Python, el legendario grupo de comedia británico, era una experiencia que no podía dejarse pasar. Bastante entrados en edad, y con uno de sus miembros originales ya fallecido, el prospecto de volver a verlos juntos en un sólo escenario se hace cada vez más corto, así que aproveché la oportunidad.

 

Tras el anuncio de su reunión para ésta última serie de presentaciones, las especulaciones entre los más fanáticos no se hicieron esperar: ¿Reemplazarían a Graham Chapman con algún comediante conocido? ¿Prepararían nuevo material, o sólo “tocarían los éxitos”? ¿Cuánto dinero verdaderamente se necesita para reunir a ésta gente? Casi todas éstas interrogantes fueron contestadas el domingo 20 de julio del 2014, cuando el grupo transmitió en directo, desde el estadio O2 de Londres hacia salas de cine alrededor del mundo, el espectáculo Monty Python Live (Mostly), con el subtítulo One Down, Five To Go. (Para los que están llevando cuenta, las respuestas son “si, y no”, “si…y no”, y “no sabemos, pero debió ser un montón de dinero.”)

 

Michael Palin y Carol Cleveland interpretando el Lumberjack Song

Michael Palin y Carol Cleveland interpretando el Lumberjack Song

 

La presentación, de unas 3 horas de duración, se enfocó en material de la serie televisiva Monty Python’s Flying Circus, presentadas en directo por los miembros del grupo (Michael Palin, John Cleese, Terry Jones, Terry Gilliam y Eric Idle, con la ayuda de la “chica Python” Carol Cleveland), asistidos por un cuerpo de baile excepcional y una potente orquesta, dirigida por John Du Prez, colaborador musical de Idle en los últimos años. Estos pasos de comedia y bailes estaban intercalados con los ya famosos segmentos animados de Gilliam y algunos sketches en su formato original, tal cual salieron por vez primera en televisión hace casi más de 40 años, con participación del Python que se nos fue, Graham Chapman. Decir que interpretaron “sus mejores éxitos” es difícil, porque nombrar favoritos entre el material tan vasto de Python, entre la serie, los álbumes y las películas, es un proyecto absolutamente subjetivo. De cualquier manera, fue un banquete de comedia que incluyó momentos cuya ejecución fluyó desde lo perfecto (las versiones actualizadas de canciones como del Penis Song de Idle o Sit On My Face, con todo y sugestivo baile), hasta lo bastante embarazoso (el sketch de Albatross) o verdaderamente innecesario (una nueva pieza musical creada para bailar el Silly Walk por el grupo de baile no fue necesariamente mala, pero tampoco buenísima). Lo mismo sucedió, de alguna manera, con los invitados especiales: Eddie Izzard tuvo una aparición demasiado corta en la interpretación de Bruces’ Philosophers Song, mientras que Mike Myers extendió improvisadamente su participación en el sketch de Blackmail con un saludo a los Python que rompió el encanto del paso de comedia, pero a la vez sonó tan sincero que lo único que pudimos sentir era simpatía hacia el. También hubo una aparición de Stephen Hawking, la cual no les dañaremos para que puedan disfrutarla cuando salga el inevitable DVD/Blu-Ray del espectáculo.

Michael Palin y Eric Idle aún saben como vestir lencería.

Michael Palin y Eric Idle aún saben como vestir lencería.

 

Hubo errores graciosos, como los momentos donde Palin y Cleese olvidaban sus líneas en medio del paso de comedia más famoso del grupo, Dead Parrot, donde recordamos que los años no pasan en vano, y hemos tenido la oportunidad de disfrutar del genio de éstos comediantes por muchos más años de lo que posiblemente pensábamos. El protagonista principal, sin duda alguna, fue esa genialidad que por más de 40 años Python ha traído al mundo. Fue un espectáculo lleno de humor del bueno, pero también tristeza, ese tipo de tristeza que acompaña el saber que se presencia el final de un capítulo importante de la historia. En el caso del último show de Monty Python, el final de una de las historias más importantes para la cultura popular de nuestras generaciones.

 

Michael Palin y John Cleese en el Dead Parrot sketch.

Michael Palin y John Cleese en el Dead Parrot sketch.

Si bien es cierto que no tendremos más presentaciones en directo, su obra permanece con nosotros, en 45 episodios de televisión, 9 álbumes, 4 filmes, una obra de Broadway, y en las mentes y corazones de los cientos de comediantes que se han inspirado por el absurdo humor de esta tropa británica, y los miles de fanáticos alrededor del mundo.