Terror Entre Los Dedos: Rock y Horror en los 80

Ensayo

En esta edición de Terror Entre Los Dedos, exploramos la relación entre el rock y el cine de horror en los 80, con una selección de canciones compuestas para bandas sonoras de la década.

Jueves, 7 de Agosto de 2014
Cero comentarios

Auspiciado por:

Alice Cooper y Jason Vorhees: el diablo los junta.

Alice Cooper y Jason Vorhees: el diablo los junta.

 

Pocos juntes parecen tan obvios como la música rock y las películas de horror. Ambas manifestaciones tratan temas considerados tabú por muchos, y se han encargado continuamente de empujar las fronteras de lo aceptado por la sociedad. La propensión de la música rock (en especial de su primos más extremos, como el heavy metal y el punk), de conectar con los elementos más oscuros de la condición humana, es una de las características que comparte con el cine de terror.

De la misma manera que el horror creció en la década de los ochenta para convertirse en uno de los subgéneros más taquilleros, el rock se convirtió en la omnipresente banda sonora de la década de excesos. El público norteamericano, agobiado por problemas socioeconómicos como los Reaganomics, las drogas y el SIDA, pedía escapismo y lo buscó en los cinemas y los centros comerciales. La década vio el crecimiento y establecimiento en la cultura popular de dos sub-categorías específicamente: por un lado el “glam metal” o “hair metal”, vertiente más comercial y popular del rock pesado, con énfasis en pegajosas cadencias e imagen andrógina, y por otro, el cine “slasher”, donde asesinos desquiciados perseguían y acababan con jóvenes descuidados que cometían un sinnúmero de pecados cinematográficos, como tener sexo de manera promiscua, usar drogas o alcohol, o simplemente ser jóvenes y idiotas. Como era de esperarse, una vez surgió y se hizo sentir la influencia de MTV, muchas de éstas películas comenzaron a contar con bandas sonoras llenas de rock de todos tipos, en especial del tipo que inundaba el canal de videos musicales por cable. Algunos de éstos álbumes contaban con canciones ya populares, atadas a un filme como una manera más de promoción. Sin embargo, desde mediados de la década, comenzó a ser más común la inclusión de canciones originales escritas exclusivamente para los filmes. A continuación, compartimos algunas de nuestras favoritas de ésas originales.

 

1. Alice CooperHe’s Back (The Man Behind The Mask) de Friday The 13th Part VI: Jason Lives (1986)

 

 

Alice Cooper venía de pasar malísimos años donde tanto su carrera como su vida personal sufrieron los estragos de su adicción al alcohol. Luego de tratar varios cambios de estilos musicales a principios de la década en discos como Flush The Fashion o Zipper Catches Skin, a mediados de los 80 estaba preparándose para relanzar su carrera junto a nuevos músicos (incluyendo el guitarrista Kane Roberts y el bajista Kip Winger) nueva casa disquera, y nuevo álbum, Constrictor. Como parte de la promoción de éste, Cooper contribuye tres canciones originales a la banda sonora de Friday the 13th VI: Jason Lives. Una de ellas, He’s Back (The Man Behind The Mask), se convirtió en el tema del filme que ve a Jason Vorhees volver a la vida con mayor fortaleza que nunca para continuar aterrorizando a jóvenes fornicadores en todos lados. El corte de Cooper es un perfecto ejemplo del AOR ochentero que llenaba MTV y la radio del momento, todo teclados y coros pegajosos.

 

2. AC/DCWho Made Who de Maximum Overdrive (1986)

 

 

El debut directorial de Stephen King no es una excelente película. De hecho, creo que el cariño que le tengo se debe a la banda sonora, la primera vez que AC/DC dedica un album completo a un filme. Who Made Who le dio espacio a cortes antiguos de la banda, y también incluye dos cortes instrumentales y el tema del filme, que le da título al  album. Who Made Who fue exitoso para AC/DC, y el corte resume muy bien el sonido de la banda. O sea, suena exactamente igual que muchos de sus otros cortes. De cualquier manera, es un tremendo corte de rock  acompañando una película bastante mediocre.

 

3. DokkenDream Warriors de A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors (1987)

 

 

Luego de que Jason tuviera una canción tema, Freddy no se podía quedar atrás. Para la tercera entrega (y una de las mejores) de la saga de Nightmare on Elm Street, el grupo Dokken proveyó el corte promocional. Ambas piezas resultaron ser extremadamente exitosas, al punto que la franquicia continuó y cada una de las películas después de ésta tendría algo de heavy metal en su banda sonora. Por parte de Dokken, el corte es uno de los más emblemáticos de la banda, con un coro súper contagioso que estableció al grupo como una banda que fácilmente podría copar las listas de éxitos. Desafortunadamente, el grupo se desbandaría 2 años después (para después juntarse, y separarse, y juntarse…)

 

4. WASPScream Until You Like It de Ghoulies 2 (1988)

 

 

La contribución de WASP a la secuela de Ghoulies, uno de varios clones de Gremlins que surgieron en la década de los 80, es un ejemplo claro del tipo de rock que llenaba las bandas sonoras del tiempo, con melodías pegajosas que llevaran a los jóvenes consumidores tanto a la sala de cine como a la tienda de discos. El grupo no estaba ajeno a la atracción de Hollywood, anteriormente apareciendo en el filme The Dungeonmaster (1984). Con su participación en la banda sonora de Ghoulies 2, WASP amplía su exposición con ayuda del video promocional que mezclaba escenas del filme con pietaje de la banda, consiguiendo fuerte rotación en MTV en el momento.

 

5. Bruce DickinsonBring Your Daughter…to the Slaughter de A Nightmare on Elm Street 5: The Dream Child (1989)

 

 

Uno de los primeros pasos que diera Bruce Dickinson como solista fuera de Iron Maiden fue este corte, escrito para la quinta entrega de la saga de Nightmare on Elm Street. Compuesta junto a su futuro guitarrista como solista (y luego también futuro miembro de Maiden) Janick Gers, el corte fue considerado tan malo que en su año de lanzamiento ganó un Razzie por peor canción escrita para una película. Esto no detuvo a Steve Harris, bajista de Maiden, quien disfrutó tanto del corte que le pidió a Dickinson que no lo pusiera en su disco solista para poder versionarlo con la banda en lo que sería su disco del 1990, No Prayer For The Dying. Esa versión se convirtió en el único corte de Maiden en alcanzar la primera posición de ventas en las listas de éxitos británicas para la banda en su historia. ¿La moraleja? Háganle caso a Steve Harris.

 

6. RamonesPet Sematary de Pet Sematary (1989)

 

 

La carrera de los Ramones en los 80 fue una accidentada, plagada de problemas de drogas, miembros que iban y venían de la banda,  y álbumes inconsistentes que reflejaban estos conflictos. El 1989 y el lanzamiento del album Brain Drain marcó unos cuantos finales para la banda: el último disco con Sire Records, su disquera original y su último con Dee Dee Ramone como bajista. El disco contiene el corte Pet Sematary, escrito para la adaptación fílmica del libro del mismo nombre de Stephen King, también nominado para un Razzie en el 1989. Como de costumbre para los Ramones, el video promocional incluye escenas bastante graciosas y muchos de sus amigos. Esta canción es pegajosísima y se convirtió en un corte clásico de radio FM, y uno de los más tocados en directo por la banda durante los 90.

 

7.(Bonus track) The Dudes of WrathShocker de Shocker (1989)

 

 

Esta lista no podía concluir sin que incluyéramos uno de esos omnipresentes objetos del rock, el “supergroup“. En el caso de Shocker, filme del 1989 de Wes Craven, el tema es interpretado por un supergrupo denominado The Dudes of Wrath, compuesto por Paul Stanley de KISS, los guitarristas Vivian Campbell (sin banda en el momento de grabar el corte, pero que luego pasaría a Def Leppard) y Guy-Mann Dude, Rudy Sarzo de Whitesnake en bajo y Tommy Lee de Mötley Crüe en batería, todos acompañados por el productor Desmond Child en vocales, además de Kane Roberts y Michael Anthony de Van Halen en coros. En fin, un junte excesivo para cerrar la década de los excesos. La canción que interpretan, con líricas terribles y música clichosa, no estaría fuera de lugar en uno de los álbumes de KISS de esa época. El filme desafortunadamente no tuvo la aceptación que Craven esperaba. La banda sonora, afortunadamente, también incluye una excelente versión de No More Mr. Nice Guy de Alice Cooper interpretada por Megadeth.

 

 

 

– José “Pepe” Pesante