Aventuras en el Comic Con de Nueva York

Ensayo

Zuleyka Robles relata su visita al New York Comic Con en octubre del 2013.

Martes, 12 de Agosto de 2014
Cero comentarios

Auspiciado por:

Nota del editor: El pasado mes de octubre del 2013, tuvimos la oportunidad de asistir al New York Comic Con. Para conmemorar el evento, Zuleyka Robles creó este relato sobre su experiencia en la convención, que jamás publicamos en el momento porque se me quedó en el borrador indefinidamente por problemas técnicos. Con motivo del anuncio de la convención de éste año, compartimos al fin el escrito que había quedado sin publicar, salvando mi relación con la autora en el proceso. ¡Que lo disfruten!

 

Zu invade el NYCC!

¡Zu invade el NYCC!

 

En el 1964 se realizó una de las primeras convenciones para fanáticos de cómics en Nueva York. En cuatro años creció de ser un evento íntimo de 100 personas para ser una convención internacional. El poder colectivo de las pasiones de los que comparten el interés por un mundo de visuales coloridos, personajes icónicos y diálogos impactantes arrasó con la monotonía.

 

Hace unos días asistí a mi primera convención de comics fuera de Puerto Rico. ¿Qué más apropiado que ir a su ciudad de origen? Todos me han hablado de lo grande e intimidante, aunque muy emocionante, que es la convención de San Diego. Pensé que debería comenzar mi vida de gitana de convenciones con una un poco menos frenética. Así que mi esposo y yo nos fuimos en avión para el Comic Con de Nueva York. Oh, como me equivoqué.

Cosplayers en Otakon

Cosplayers en Otakon 

 

Como paréntesis, en el 2004 asistí a Otakon en Baltimore, una convención enfocada en animación japonesa donde aprendí varias cosas esenciales para sobrevivir una convención. El centro de convenciones como tal es un enemigo para el bolsillo, así que es mejor evitar por todos los medios comprar comida en ellos, ni aunque te apunten con un arma para obligarte. Nunca vas a poder ver todo lo que quieres, y planificar no ayuda mucho para esto. Por otro lado, el piso (show floor) está lleno de personas vestidas de forma extraordinaria que son muy amigables y están igual de emocionados que tu.

 

Traté de aplicar lo que había aprendido para este nuevo evento. El jueves en la noche me senté con la información del programa de la convención para establecer prioridades limitadas. Empaque distintas meriendas para combatir el hambre. Y por último, asegure que mi teléfono tuviera carga, pues este me sirve de cámara.

 

El viernes tomamos el subway hasta la Penn Station y caminamos como 7 cuadras para llegar al punto de entrada del centro de convenciones Jacob K. Javits. La fila de seguridad se movió bastante rápido y nos dieron un amarre promocional del programa de Dracula que está por estrenar en NBC. La anticipación y el frenesí eran palpable. Cuando abrieron las puertas me sentí como un caballo de carreras, pero sin dirección.

El piso (show floor) en el NYCC

El piso (show floor) en el NYCC

 

Por la temprana hora decidimos ir al piso de exhibición, ya que no habían paneles que queríamos ver en ese instante. Si nunca has asistido a una convención los pisos son para perderte en ellos, descubrir cosas nuevas y aprovechar para tirarle fotos a personas en cosplay. Aquí fue el momento en donde caí en cuenta en que me había metido. El piso era inmenso, tan inmenso que sin haber estado ni 15 minutos en él me sentía que era imposible aspirar a querer verlo entero. Aún así me encaminé a las mesas que más mi interesaban, por ejemplo la de IFC Midnight, FearNet, Tor, etc.

 

Acercándose ya la hora para el panel que era mi prioridad ese día (el del podcast Welcome to Night Vale) fuimos buscando uno de los salones pequeños para esperar hacer la fila. Me sorprendieron dos cosas: 1. Que hubiesen tantas personas haciendo cosplay de Night Vale y 2. Que dos horas antes del panel hubiese tanta fila. Pues para nuestra triste decepción el salón no lo vaciaron (si, sé que es lo usual) y esto significó espacios más limitados. Literalmente dejaron de entrar personas para el panel faltando tres antes que nosotros. No creo que puedan imaginar mis niveles de ira, ¡casi escribo REDRUM en las paredes! Por ello le dije a mi esposo que siguiera con sus funciones de prensa para de esa manera estar sola y tranquilizarme. En este tiempo aproveché para ver más del piso, tomar más fotos de cosplayers y visitar el Artist Alley.

 

El Artist Alley es otro piso, pero este es de artistas independientes. Les recomiendo que nunca se limiten a las mesas con personas de renombre. Los artistas independientes tienen mucho que ofrecer, como por ejemplo UrbnPop. Tiene odas a personajes queridos y conocidos por todos, pero su arte original es una mezcla perfecta entre paisajes fotográficos y personajes caricaturescos. Esto fue la medicina que necesitaba para sentirme como un ser humano y no un sociopata con hacha.

 

Luego de la debacle de no poder asistir al único panel que me importaba el primer día decidí tomar una ruta más agresiva el segundo. Para el segundo día tenía dos prioridades: 1. El panel de Teen Wolf, la serie de MTV y 2. El autógrafo de Neil deGrasse Tyson. El panel era el tercero en el Main Stage, el salón más grande disponible. Sin mentir, he visto conciertos en locales más pequeños. Pues saben que caminé rapidísimo para llegar temprano desde el primer panel. Si no vacían los cuartos, pues hay que aprovecharse de ello entonces. Caminé tan rápido que estaba a punto de correr. Lo importante es que lo logré.

H. Jon Benjamin y Aisha Tyler en el panel de Archer

H. Jon Benjamin y Aisha Tyler en el panel de Archer

 

Vi el panel de Archer, que aunque no fue mi prioridad, estoy feliz de haber ido. Fue súper gracioso, repartieron un gorro promocional y dieron el primer episodio de la próxima temporada. El episodio ni estaba completado, pero aún así lo dieron con bocetos del trabajo final. Debo de decir que si no hubiese ido nunca estuviera tan segura del histrionismo de Aisha Tyler, ni tan agradecida por el mismo. No dejaba a los otros hablar, pero todo lo que decía me tenía en carcajadas.

 

El segundo panel del día fue uno celebrando los 75 años de Superman. Mi relación con Superman está en un hiato. Muchos saben que Man of Steel no es santo de mi devoción, pero todo sea por poder ver el panel de Teen Wolf. Lo mejor de este panel fue el corto que fue creado para celebrar el aniversario. Puede encontrar el enlace para el mismo aquí.

Vista del panel de Teen Wolf

Vista del panel de Teen Wolf

 

 

Por fin llegó lo que esperaba y casi no pude creer que algo de lo que planifiqué se me iba a dar. El panel de Teen Wolf estuvo compuesto por el creador/escritor Jeff Davis, Dylan O’Brien (quien interpreta a Styles) y Linden Ashby (quien interpreta el alguacil y padre de Styles). Soy bien fan de esta serie por el personaje de Styles, así que fui en un viaje al pasado y canalicé mi niña de 14 años. Fue algo infeccioso y así conocí una muchacha canadiense a mi lado y fuimos las mejores amigas por esa hora. De más está decir que no me defraudó. Davis indicó en más de una ocasión que las mejores líneas y momentos de la serie se las debe a O’Brien. Todos se mostraron ser súper atentos al público y con gran sentido de humor. Estrenaron una escena de la continuación de la tercera temporada. La escena mostraba a Styles tratando de entender todos en el salón cuando no los entendía por solo seguían repitiendo lo mismo en lenguaje de señas. Ya anticipo una temporada llena de mayor suspenso sicológico.

Fila para autógrafos de Neil DeGrasse Tyson

Fila para autógrafos de Neil deGrasse Tyson

 

Luego de terminado el panel de Teen Wolf me encaminé hacia el área de autógrafos para hacer la fila para Neil deGrasse Tyson. Aún faltaba un poco más de una hora para su sesión de autógrafos, la cual fue gratuita, pero quería seguir organizada. Fue bueno que llegue temprano por que ya había fila. Tanta fila que 20 minutos previo a la hora tuvieron que cerrar la entrada. Mientras hacía la espera pude mirar a los lados las otras mesas de autógrafos que incluían a Hulk Hogan, Jason David Frank, Greg Grunberg y Andrew McCarthy. La cara de Hulk Hogan de confusión total cuando comenzamos a gritar en unísono “Science!” valía lo que cobraba por autógrafos él. La verdad quería el de McCarthy, pero no me iba a salir de la fila del astrofísico más carismático de nuestra generación. Para mi sorpresa Tyson iba a estar haciendo los autógrafos sobre un afiche promocional de Cosmos: A Spacetime Odyssey, el programa que va a retomar en tributo a Carl Sagan.

Foto con Andrew McCarthy: check.

Foto con Andrew McCarthy: check.

 

Al terminar esto me reuní con mi esposo y unas amistades. A lo que decidíamos que hacer, luego de un día majestuoso en que todo salió de maravilla, vi a Andrew McCarthy a unos pies de nosotros haciendo una llamada. Cuando terminó su llamada me acerqué a él y le expresé que con mucho gusto paga por una foto con él, pero si me la podía tomar en ese momento se lo agradecía. ¿Qué creen? Me salió la foto de gratis y fue de lo más cordial conmigo. Me sentí la toda una Molly Ringwald en La Chica de Rosa (Pretty in Pink).

 

Mi experiencia en el Comic Con de Nueva York fue extraordinaria. Estoy esperanzada en repetirla para poder nuevamente conocer extraños que comparten mis mismas pasiones. También quiero pasar más tiempo en descubrir artistas independientes con contenido original. Les recomiendo esta convención, pero si padecen de ansiedad social sepan que tal vez por ella no deben comenzar. Dirán que la de San Diego es la más reconocida, pero en este año la de Nueva York se la comió, pues tuvieron mayor número de público.

 

Zuleyka Robles