Wolf Creek 2

Reseñas

Héctor Bauzó Lago reseña Wolf Creek 2, secuela del filme de horror australiano del 2005.

Domingo, 14 de septiembre de 2014
Cero comentarios

Auspiciado por:

Afiche promocional de Wolf Creek 2

Afiche promocional de Wolf Creek 2

 

 

Mi impresión de Wolf Creek no fue una muy favorable cuando la misma estrenó en Puerto Rico. Para aquel entonces, pensé que la película era la “torture porn” más letárgica que había visto hasta la fecha por el paso lento de la misma. Quizás no estaba de ánimos para verla ese día, pero luego de revisitarla descubrí el poder desgarrador de esta película australiana. Una historia sencilla pero bien escrita, víctimas por las cuales te puedes preocupar cuando les pasa algo en pantalla y un villano sádico que parecía sacado de un “slasher” de los 80 sacaron a Wolf Creek de la letrina de películas de horror que salieron en el 2005 como Boogeyman o el remake de The Fog. Lo que me sorprende es que la secuela, siendo una película mucho más intensa que la original, no consiguió aparecer en las salas de cine como merecía. Si Annabelle termina siendo un desastre (es el director de Mortal Kombat: Annihiliation después de todo), es bien probable que Wolf Creek 2 termine siendo la mejor película de horror del 2014.

 

Wolf Creek 2 tiene dos cosas a su favor a la hora de compararla con otras películas de los pasados 15 a 20 años. La primera viene siendo la forma en que la historia nos hace encariñarnos con las víctimas. Muchas películas de horror modernas tienden a a ser películas sobre gente bien pendeja a las cuales les pasan cosas bien malas. El director Greg McLean nos trae personajes que no actúan como extras de Jersey Shore, lo cual nos hace sentir empatía por estos y hacer del horror uno mucho más chocante. Lo otro es el tono de la película. A pesar de que el ritmo de la película es uno mucho más acelerado que el de la primera, Wolf Creek 2 es una película brutalmente violenta y llena de humor negro. Súmale a esto la genial actuación de John Jarratt como Mick Taylor, quien se está situando como uno de los mejores villanos modernos en el cine de horror y tenemos todos los elementos justos y necesarios para tener una buena película de horror.

 

La película es una gran persecución y caza donde el infame Taylor apuñala, mutila y explota en pedazos a todos los que se ponen en su camino. A pesar de que Taylor es experto en decir líneas como “Welcome to Australia, cocksucker!“, su figura sigue siendo tan intimidante como en la primera entrega. Casi todo lo que aparece en esta película muere; desde los más inocentes canguros hasta los policías más despreciables que te puedas imaginar. Pero es cuando Mick ataca a sus víctimas más humanas – como en el caso de los turistas alemanes y el estudiante británico (quien se convierte en el foco de esta entrega), donde el horror se vuelve más efectivo ya que pasamos la mayoría del filme siguiendo a estas personas. Contrario a la mayoría de las películas de horror modernas, donde la excusa para que todos mueran es que todos los personajes son las personas más mierda que te puedas imaginar, los 3 personajes que seguimos durante la mayoría de la película son personas agradables y que solo estaban pasando sus días en esta región antes de toparse con el viejo cabrón este. Es esta empatía la que nos hace sufrir cada vez que vemos morir a alguien en pantalla y que los actos de Mick Taylor tengan más peso.

 

Fuera de la introducción y la parte de los canguros (aunque admito que ambas partes fueron súper divertidas), el tono de la película se mantiene bastante tenso durante su corta duración. La actuación de Ryan Corr como Paul Hammersmith es una impresionante, dejándonos ver el miedo y la desesperación en los ojos de este cuando está frente a Mick Taylor, haciendo lo inimaginable para salvar su vida. El y Jarratt tienen una excelente química durante uno de los momentos más tensos de la película, especialmente cuando Paul trata de apelar al lado más simpático de Taylor. Son toques como estos los que llevan la película de ser otro slasher más a uno excelente.

 

Es increíble que esta película no saliera a las salas este año y desastres como The Marked Ones y Tammy tomaran su lugar. Greg McLean se está acomodando entre directores como James Wan y Adam Green como una de las esperanzas del cine de horror contemporáneo. Los fans del buen cine de horror van a estar a gusto sabiendo que Wolf Creek 2 es tan buena o mejor que la original. La violencia, suspenso y algo de humor negro siempre vienen bien cuando están tan birn desarrolladas como en esta película. Altamente recomendada.

 

 

 

Héctor Bauzó Lago (@hectorlaparka)