Jupiter Ascending

Reseñas

José "Pepe" Pesante reseña la nueva creación de los hermanos Wachowski, Jupiter Ascending.

Jueves, 5 de Febrero de 2015
Cero comentarios

Auspiciado por:

Arte promocional de Jupiter Ascending

Arte promocional de Jupiter Ascending

 

 

Podríamos decir que los hermanos Wachowski cambiaron el mundo cinematográfico. The Matrix (1999), apenas su segunda película, sentó la pauta para el cine de ciencia ficción y acción para la década siguiente, además de cerrar con broche de oro los 90. El éxito de sus innovadoras técnicas visuales y su trama existencial parecía prometernos que Hollywood estaba dispuesto a invertir en ciencia ficción inteligente y elaborada, que le diera sustancia y espectáculo al público en partes iguales, e hizo de Andy y Lana (antes Larry) Wachowski nombres habituales entre los fanáticos del sci-fi, y creadores a los que estar pendiente. 2 secuelas después, vimos como esa promesa se desvaneció. Matrix Reloaded y Matrix Revolutions (ambas 2003) nos dieron sólo espectáculo: mucho “flash” y poca esencia. Hollywood, y los Wachowskis, tomaron la enseñanza equivocada del éxito de The Matrix, olvidando la sustancia en sus filmes y cegándonos con sus visuales espectaculares. Entre los fanáticos, hay quienes se dieron por vencido con los Wachowskis, mientras que otros mantuvimos la fe de que volvieran a crear algo con buena historia que fuera de la mano con la experiencia visual que sabíamos nos podían dar. Speed Racer y Cloud Atlas no lo fueron. Ambas, aun con sus méritos, son adaptaciones fallidas de material con gran valor emocional para muchos en nuestra cultura popular actual, que cargaban expectativas difíciles de llenar. Al anunciar Jupiter Ascending (El Destino de Júpiter), el primer filme original de los Wachowskis desde The Matrix, nuestra esperanza se volvió a encender con la idea de que el potencial mostrado anteriormente pudiera ser llenado esta vez. Desafortunadamente, no es así.

Channing Tatum como Caine Wise.

Channing Tatum como Caine Wise.

 

 

Jupiter Ascending es un filme que quiere ser muchas cosas: ciencia ficción divertida, profunda, con visuales asombrosos, con acción desenfrenada, con romance y con comedia, y ser una historia de origen tipo película de superhéroe para establecer una nueva franquicia que el estudio pueda minar. El problema es que logra muchas de esas cosas sacrificando la historia por completo. Jupiter (Mila Kunis) tiene una vida que odia. Hija de una inmigrante rusa que pierde a su padre antes de nacer, trabaja con su madre y su tía limpiando residencias de gente pudiente, toda una Cenicienta ella. Su príncipe llega en forma de Caine Wise (Channing Tatum), un cazador extraterrestre genéticamente modificado que ha sido enviado a la Tierra a buscarla. Y es que, sin saberlo, Jupiter está en el centro de una pelea familiar por el destino del planeta que habitamos. Resulta que la vida en la Tierra fue creada por alienígenas, y el planeta es parte de la herencia de una familia real, el clan Abrasax, cuyos tres herederos, Balem (Eddie Redmayne), Titus (Douglas Booth) y Kalique (Tuppence Middleton) harán lo indecible por tener el control de la Tierra. Entre intrigas político/familiares, interesantes pero innecesariamente complicadas relaciones entre personajes, ciencia y lógica interna también retorcida, y una orgía de colores y preciosas imágenes, Jupiter Ascending es una experiencia frustrante, con muchísimo potencial perdido.

 

Eddie Redmayne como Balem se devora la escenografía.

Eddie Redmayne como Balem se devora la escenografía.

 

Es difícil abundar en la trama sin “spoilers”, así que no lo haré para aquellos que aun deseen verla, pero quisiera hacer unas cuantas advertencias. Si no te molesta la sobreactuación, o lo opuesto, ve ésta película, porque Eddie Redmayne y Mila Kunis, respectivamente, tienen algo para tí. Redmayne, en específico, canaliza el espíritu de un joven Gary Oldman con gusto y desenfreno. Si te gustó Avatar apesar de que su historia es un refrito de Ferngully y otros filmes, debes ver esta película, porque los Wachowskis reciclan de todo en ella, desde la misma Avatar hasta su propia Matrix. Si no te importan las tramas y sólo vas al cine por como se ve una película (o sea, posiblemente eres fanático de Transformers), esta es la película para ti este fin de semana. Si hay una cosa que se puede decir de este filme es que cada uno de los $175 millones que costó se ven en pantalla. El lenguaje visual de Jupiter Ascending sólo puede ser descrito como una locura con la mejor de las intenciones, desde las botas/patines anti-gravedad de Caine Wise hasta las fastuosas creaciones digitales que son los sets de las naves de los Abrasaxs, los Wachowskis botaron la casa por la ventana y parecen no haberle dicho “no” a nada.

 

Mira la cara de Mila Kunis. Esta cara es la que tiene en toda la película.

Mira la cara de Mila Kunis. Esta cara es la que tiene en toda la película.

 

Por otro lado, si te gusta la ciencia ficción con sustancia y que te satizfaga, Jupiter Ascending te puede dejar con las ganas. Hay muchísimo potencial en los mundos creados por los Wachowskis para el filme, fascinantes ideas que son exploradas bien superficialmente (como la explicación del porqué nadie le cree a la gente que ve OVNIS) o sencillamente ignoradas (la preciosa construcción de las naves, el diseño de las diferentes milicias extraterrestres, etc.) Éstas son cosas que para el fanático casual no son importantes, pero para el que es más exigente con su ciencia ficción son vitales. Quién sabe, a lo mejor estoy siendo demasiado exigente, puse mis expectativas muy altas, sabiendo que no se iban a llenar. Los Wachowskis perdieron una oportunidad preciada de poner más “carne” en este cuerpo, y nos dieron sólo huesos. Huesos preciosos, pero sólo huesos. Tal vez la próxima ocasión sea diferente. Tal vez.

 

 

José “Pepe” Pesante