Suicide Squad

Reseñas

Reseñamos el nuevo filme de DC Comics, Suicide Squad, que trata de rescatar el universo cinematográfico DC con resultados mixtos.

Jueves, 4 de Agosto de 2016
Cero comentarios

Auspiciado por:

Elenco de Suicide Squad

Elenco de Suicide Squad

 

La llegada de Suicide Squad a los cines propone una interesantísima analogía. De la misma manera que en el filme el gobierno apuesta a que sus villanos pueden ser héroes contra amenazas mayores, en la vida real, DC Comics apuesta a que el emular elementos de los trabajos de su archienemigo Marvel les puede sacar del extraño lugar donde los dejó Batman v Superman a principios de año. Ese filme, a pesar de haber hecho $827 millones(!) en la taquilla mundial, es considerada por muchos como un desliz para DC y Warner Bros, y posiciona a Suicide Squad como una oportunidad de corregir el rumbo en el que va la construcción del universo cinematográfico de DC. La buena noticia es que Suicide Squad mayormente logra su cometido: es un buen filme de verano con visuales sólidos y buenas escenas de acción, con un tono que maneja momentos más serios, pero sabe difuminar la tensión con humor que funciona la mayoría de las veces. Lo más importante, sin embargo, es que nos brinda un lado del universo DC que no habíamos visto en acción, y demuestra que aún vale la pena seguir pendiente al desarrollo de ese mundo en los cines. Por otro lado, al repetir algunos de los traspiés de BvS, también demuestra que DC continúa cometiendo el error de hacer cine por comité en vez de confiar en la visión de los directores que contrata.

 

En el mundo DC, Suicide Squad es un grupo creado por Amanda Waller para la agencia gubernamental A.R.G.U.S., para batallar misiones que conlleven enfrentamientos con otros super-humanos. En el caso del filme, Waller (Viola Davis) es movida a crear el escuadrón en respuesta a la muerte de Superman (evento que vimos al final de BvS) y la posible amenaza que podría representar algún otro metahumano. Los escogidos para ser parte del escuadrón son villanos que en su mayoría se encuentran presos en la cárcel federal Belle Reve, siendo el Squad una oportunidad para ganar un poco de libertad y/o reivindicarse por sus crímenes. Como es de esperarse, uno de los villanos sale del control de Waller y se convierte en la amenaza que ella quería detener en primera instancia.

 

El escuadrón en acción

El escuadrón en acción

El primer tropiezo del filme se encuentra rápido en la apertura, cuando se trata de presentar los villanos miembros del escuadrón en un montaje a manera de prólogo, que francamente, me recordó al trabajo de Zack Snyder, todo “momentos”, música estruendosa y visuales estilizados, y me ocasionó una reacción visceral bien negativa, como si BvS me dejó con PTSD. Una vez pasada esa introducción, sin embargo, el filme comienza a fluir mucho mejor, aunque con varios problemas que varían en nivel de gravedad —y capacidad para ser perdonados— desde actuaciones pobres (Adewale Akinnuoye-Agbaje como Killer Croc está utilizado muy poco, Jai Courtney como Boomerang no tiene tremendas líneas ni buen trasfondo ni motivaciones, Joel Kinnaman como Rick Flagg jamás se siente como verdadera figura de autoridad en el Squad) hasta el gravísimo problema del tercer acto (la Enchantress de Cara Delevingne está tan pobre en motivación, que amenaza con traer abajo el filme completo.)

 

Lo positivo del filme está completamente en los hombros de algunos de sus actores: Davis, Will Smith como Deadshot y Margot Robbie como Harley Quinn elevan el filme en cada momento que pasan en pantalla. Robbie es tremendamente carismática como Quinn, un personaje con el que en principio tengo problemas, pero aprecié su interpretación lo suficiente como para olvidarme de los reparos que tuviera. Smith, por su parte, hace uno de sus mejores papeles en mucho tiempo, con un trasfondo sólido, mientras que Davis es una delicia como la moralmente ambigua Waller, no sólo uno de los mejores personajes de DC en pantalla, pero uno de los mejores en películas de súper héroes, punto. De hecho, en algún momento del tercer acto no la tenemos en la trama y el filme sufre, definitivamente. También vale la pena destacar el trabajo de Jay Hernández como Diablo. Su rol es esencial para la trama, aún cuando no lo parezca en su introducción y durante su desarrollo. No todo lo que el director y guionista David Ayer creó para el es acertado, pero Hernández hace tremendo trabajo con lo que le dieron, y su participación fue una de las partes que más disfruté.

 

Entonces está el Joker de Jared Leto. Entiendo como, en ocasiones pasadas, hemos visto al Joker como el antagonista principal en filmes de Batman, pero esto NO es un filme de Batman, y aquí el Joker sólo es utilizado para darle forma a la historia de Harley Quinn. El Joker de Leto no es mejor que ninguno de los anteriores que hemos visto en pantalla, pero siento que no trata de serlo. Creo que, para lo que es éste filme, funciona y funciona bien, con su estilo ganguero y las peculiaridades que Leto le inyecta al papel. Es más, creo que el uso esporádico del personaje, así como los cameos de Batman (Ben Affleck) y Flash (Ezra Miller), sirven su propósito de atar el universo y demostrar que los villanos del Escuadrón y estos héroes coexisten en la misma realidad, pero que los villanos son el punto de atención de ésta historia.

 

Hay momentos en el filme donde es obvio que se trata de emular los filmes de Marvel, mayormente en el humor, pero particularmente en el uso de música popular, tal vez emulando su presencia en Guardians of the Galaxy. En la mayoría de las veces, ese humor funciona, pero si hay ocasiones que se siente forzado, mientras que el uso desmedido de música popular en escena tras escena a veces da hasta un poco de vergüenza ajena, llega el punto donde deja de ser interesante o llamativo y se convierte en una verdadera molestia. DC definitivamente necesita encontrar su ritmo y su tono pronto, y comenzar a pensar fuera del cajón en el que se han metido.

 

Desde que se anunció que Ayer (End of Watch, Fury) escribiría y dirigiría Suicide Squad, el nivel de expectativa entre los cinéfilos incrementó. Entonces Batman v Superman fracasó tanto en crítica como en taquilla y DC/WB, llenos de pánico, le metieron cucharas de más al caldero de Ayer, y esto es el resultado. Un filme inconsistente, de seguro, y tal vez con momentos que me hicieron retorcerme de incredulidad, pero que al final me resultó divertido y hasta me da esperanza que la próxima vez sea mejor. DC, no me decepciones.

 

José “Pepe” Pesante