Reseña: Wonder Woman

Reseñas

Héctor Bauzó Lago confirma: Wonder Woman es el mejor filme de DC desde The Dark Knight.

Jueves, 1 de Junio de 2017
Cero comentarios

Auspiciado por:

 

Wonder Woman carga con una responsabilidad enorme luego de los últimos tres desaciertos cinematográficos de DC.  Apenas pudimos ver en acción a Gal Gadot en la desastrosa Dawn of Justice -quien lució mejor que las estrellas de esta película – lo cual dejó a muchos dudando de esta como una representación digna de uno de los personajes más importantes en el mundo de los comics.  Añádele a esta receta la mala fama que tienen las películas del DC Universe en el siglo XXI (fuera de las dos primeras entregas de Batman de Christopher Nolan) y todo apuntaba a que sería otra decepcionante entrega.

Que alivio que ese no es el caso.  Wonder Woman es una película que tiene mucho corazón, complementada por impresionantes visuales y una química excepcional entre Gadot y el resto del elenco.

Para ser una historia de origen, la película toma su tiempo en darle al público toda la información necesaria sobre el origen de Wonder Woman y desarrollar su mundo.  ¿De dónde viene?  ¿Qué puede hacer?  ¿Cuál es su propósito? Todo esto es manejado de una manera bastante natural, lo cual hace que la película no se sienta lenta en ningún momento.  Ver a la joven Princesa Diana crecer, salir de Themyscira y ver cómo esta reacciona al mundo en medio de la Primera Guerra Mundial mientras está descubre su propósito como guerrera amazona (y como integrante del Justice League) ayuda a que está luzca como el personaje tridimensional que no se puede apreciar en los trailers.

La trama gira alrededor de la joven Diana de Themyscira (Gal Gadot) y su deseo por ser una guerrera amazona, inspirada por su madre, la reina Hyppolita (Connie Nielsen).  Un día, esta ve un avión estrellarse en el mar cerca de Themyscira y rescata a Steve Trevor (Chris Pine), un espía de las fuerzas británicas, quien le deja saber que la Primera Guerra Mundial está cobrando la vida de millones de personas.  Diana decide ayudar a Trevor a parar la guerra viajando al mundo del hombre por primera vez para detener a Ares (David Thewlis), Dios de la guerra y quien Diana piensa que es el responsable de este conflicto.  A pesar de ser otra historia de origen, Wonder Woman se siente bastante fresca por ser mucho más campy y apoderarse del hecho de ser basada en un comic en vez de tratar de ser una película seria y/o oscura.

Aunque la acción es centro de esta película, la misma no tiene miedo en tomarse unos momentos para desarrollar el carácter de nuestros protagonistas.  Es aquí donde brilla el elenco, especialmente Gal Gadot. En el pasado se podía considerar a Gadot como una actriz bella pero de poco rango, aquí está se desborda en carisma y fuerza emocional.  Sus escenas de acción son de lo mejor que se ha visto en el cine de superheroes pero son sus momentos dramáticos la verdadera alma de esta película.  Desde hacer reír y disfrutar de su inocencia hasta sentir su dolor y frustración, Gadot es capaz de colaborar con actores con más experiencia y no lucir fuera de lugar.  Su química con Pine es excepcional.  El carisma que estos muestran en pantalla es algo que no se ha visto en una película de DC hasta la fecha.  Si, la acción es espectacular, con sus colores saturados y acrobacias ultra estilizadas en cámara lenta, pero la película brilla cuando sus momentos más tranquilos son capaces de mantener el interés de la audiencia.

La acción en Wonder Woman es ultra estilizada.  Imagina una mezcla de las películas de 300 con momentos que parecen sacados de Dragon Ball Z en cuestión a escala y poder.  Aún así, está evita caer en las fallas de Man of Steel, Dawn of Justice o Suicide Squad, demostrando que un superhéroe de DC puede verse poderoso sin ser un asesino despiadado.  Hasta el laso de la verdad, arma que ha sido chiste para quienes no siguen las aventuras de Wonder Woman, es utilizada de maneras bastante creativas en estas escenas.

Si hay una falla con esta película es la misma que hay con la gran mayoría de las películas de este género: sus villanos.  Wonder Woman utiliza una mezcla de villanos del comic y de la Primera Guerra Mundial pero dos terceras partes de estos no se sienten como una gran amenaza y quien si es se siente implementado de una forma predecible y hasta pobremente desarrollada.  El backstory de Ares y su llegada al mundo contemporáneo no rinde frutos hasta el final de la película.  Solo se escucha de este como el gran cuco durante toda la película sin enseñarlo manipulando o haciendo algo detrás del telón y cuando al fin aparece es como “si, era yo todo este tiempo aunque ya te lo imaginabas desde la primera vez que me viste”.  Doctor Poison (Elena Anaya) y Erich Ludendorff (Danny Huston) son villanos de muñequitos como mucho, tanto en su comportamiento como en su motivación.  Estaban a un cambio de ropa para lucir como Boris y Natasha.

Wonder Woman es un paso en la dirección correcta para el DC Universe.  La película es accesible para quienes no conocen al personaje sin echar a un lado a sus fanáticos.  La chispa de sus protagonistas es contagiosa. Los visuales y escenas de acción son vibrantes y estilizadas.  Pero todo esto es solo un bono para una historia que al fin resalta los valores que dan vida y propósito a estos superhéroes de DC que, hasta la fecha, habían sido ignorados por otras películas dentro de este universo.  Ojalá y las próximas películas de DC aprovechen este momentum.

 

 

Héctor Bauzó Lago

@hectorlaparka